Frases de Los hombres de paco

los hombres de paco

Los hombres de paco es una exitosa serie de la televisión española, estrenada el 2005.

Esta comedia a la fecha cuenta con más de 120 capítulos en 9 temporadas, superando los 4 millones de espectadores.

Se estrenará nueva temporada el 2021.

La serie inició siendo una especia de parodia y caricaturización del Cuerpo Nacional de Policía de España, pero poco a poco se fue convirtiendo en un thriller con aires de comedia.

Los hombres de paco narra en tono de humor negro las peripecias profesionales y personales de un grupo de policías. Paco Miranda, un inspector bonachón e incapaz de enfrentarse a situaciones complicadas, tiene dos hombres de confianza: Mariano y Lucas.

Estos tres perdedores que durante la serie, viven todo tipo de situaciones disparatadas, se esmeran por hacer méritos para que el comisario reconozca su trabajo.

Mientras esperas el estreno de la próxima temporada de esta cómica serie, te dejamos nuestra recopilación de sus mejores frases, coméntanos si agregarías alguna:

Si para defender los derechos y las libertades de los españoles te tienes que hacer una pajilla Povedilla, pues te la haces y punto.
Lo mejor que nos podría pasar es que las relaciones sentimentales viniesen con fecha de caducidad como los yogures, asi sabríamos de antemano cuál es la fecha del final y no perderíamos el tiempo en inseguridades, sospechas, ni discusiones. Nos dedicaríamos a disfrutar cada momento hasta la última décima de segundo.
A ver, hemos tenido un problemilla con los pilotos, una indisposición… entonces, sin ánimo de crear una alarma social… ¿alguno de los presentes… sabe conducir un avión?
Cuando te veo hablar así de las mujeres Mariano… te envidio tío, de verdad que te envidio, porque yo… yo soy un analfabeto del amor.
Lo he perdido todo por estar contigo. Y duele, joder claro que duele, pero es el precio que yo pago para estar contigo…
Hay momentos en la vida en que una sola decisión en un solo instante cambia irremediablemente el curso de las cosas.
El cuento a acabado como tienen que acabar los cuentos, la princesa en el castillo y el hijo de puta del ogro, hecho un desgraciado.
Quiero que estés siempre junto a mí y no quiero que te falte nada, ya sé por qué te quiero, porque tú eres casa. Eres mi casa, mi hogar, mi dulce hogar, mi casita de muñecas, mi niña mimada, quiero que estemos aquí siempre juntos, y que no nos falte de nada, tan solo darnos amor.
Lo único que buscamos en la vida, lo único, es ver la persona que queremos cuando abrimos los ojos por la mañana.
A ver Coque, escúchame bien: si te acercas a Sara, te entrullo, si Sara se acerca a tí, te entrullo, si te cruzas con Sara por el pasillo… te entrullo ¿lo has entendido?
¿Sabes? Ya sé por qué te quiero. Te quiero porque eres casa, da igual lo que pase ahí fuera, porque juntos somos casa y todo está en paz. Vienes aquí y te duermes en mis brazos y yo me quedo toda la noche mirándote porque es lo más bonito que puedo hacer. Tú eres mi casa y yo soy tu casa.
Lo siento ¿vale? siento haberte jodido, siento querer a Sara, lo siento, pero las cosas estan así, tú y yo queremos lo mismo ¿no? Bueno pues yo no me voy a echar atrás, ni me pienso acobardar, no, asi que bienvenido al puto partido.
Tú no amas Lucas, no amas, ése es tu problema. Las mujeres te invitan a entrar en sus vidas y tú te quedas en el umbral, ¿por qué? Pues porque no amas.
¡Que te has olvidado de pedirles el rescate Curtis! ¡Que te has olvidado! ¿Qué es esto? ¿Un secuestro por fascículos?
Es que no lo entiendes. Si tú saltas, yo salto, si tú te quemas, yo ardo.

Deja un comentario