Frases de Albert Einstein

Frases Einstein

Albert Einstein fue un físico alemán de origen judío, publicó la teoría de la relatividad en la que formuló el concepto de la gravedad.

Tuvo un pequeño retraso cuando niño para poder empezar a hablar, recién a los 6 años logró empezar a hacerlo sin dificultad. 

Eso también lo llevo a vivir en solitario y así descubrió que le gustaba la lectura y el estudio.

Sintió inspiración por la música desde pequeño gracias a su madre que le gustaba tocar distintos instrumentos musicales.

Contribuyo de manera significativa a la ciencia y las matemáticas y se hizo famoso por su fórmula de equivalencia entre masa y energía.

Nuestro concepto de espacio y tiempo cambiaron significativamente por las proposiciones físicas que presentó respecto del tema.

Entre las frases que más destacan son las relacionadas a la estupidez humana, te las dejamos para que puedas ver si estás de acuerdo con el llamado genio del siglo XX.

Dejamos para ti, esta recopilación de las mejores frases de Albert Einstein:

Dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo.
La diferencia entre estupidez y genialidad es que la genialidad tiene sus límites.
La mente es igual que un paracaídas, solo funciona si se abre.
El mundo que hemos creado es un proceso de nuestro pensamiento. No se puede cambiar sin cambiar nuestra forma de pensar. 
La medida de la inteligencia es la capacidad de cambiar.
Si quieres vivir una vida feliz, átala a una meta no a una persona o un objeto.
La única manera de escapar del efecto corruptible de las adulaciones es seguir trabajando.
Locura: Hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes.
Lo que es correcto no siempre es popular y lo que es popular no siempre es correcto.
El genio se hace con un 1% de talento y un 99% de trabajo.
En los momentos de crisis, solo la imaginación es más importante que el conocimiento.
La vida es una preparación para el futuro; y la mejor preparación para el futuro es vivir como si no hubiera ninguno.
Primero tienes que aprender las reglas del juego, y después jugar mejor que nadie.
Estoy agradecido por todos los que me dijeron NO. Es gracias a ellos que estoy siendo yo mismo.
La vida es como andar en bicicleta. Para mantener el equilibrio, debe mantenerse en movimiento.
Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento.
Gracias a Dios, la imaginación está sobreviviendo a la educación convencional.
La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sienten a ver lo que pasa.
Lo importante es no dejar de hacerse preguntas.
El misterio es la cosa más bonita que podemos experimentar. Es la fuente de todo arte y ciencia verdaderos.
El secreto de la creatividad es saber como esconder tus fuentes.
Educación es lo que queda después de olvidar lo que se ha aprendido en la escuela.
Nunca pienso en el futuro. Llega demasiado pronto.
El problema del hombre no está en la bomba atómica, sino en su corazón.
Existen dos formas de ver la vida: una es creyendo que nada es un milagro, la otra es creyendo que todo es un milagro.
La imaginación es más importante que el conocimiento.
Todo debe simplificarse lo máximo posible, pero no más.
Toda la ciencia no es más que un refinamiento del pensamiento cotidiano.
Si tu intención es la describir la verdad, hazlo con sencillez y la elegancia déjasela al sastre.
No todo lo que cuenta puede ser cuantificado, y no todo lo que puede ser cuantificado cuenta.
Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas.
El que no posee el don de maravillarse ni de entusiasmarse más le valdría estar muerto, porque sus ojos están cerrados.
Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad.
Lo más incomprensible del mundo es que sea comprensible.
El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información.
Cualquier momento es perfecto para aprender algo nuevo.
El amor es mejor maestro que el deber.
Triste época la nuestra. Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.
El ignorante ataca con la boca, el sabio se defiende con el silencio.
Dios no juega a los dados con el universo.
La alegría de ver y entender es el más perfecto don de la naturaleza.
Lo importante es no dejar de cuestionar. La curiosidad tiene su propia razón de existir.
Aprende de ayer, vive para hoy y ten esperanza en el mañana.
La medida de la inteligencia es la capacidad de cambiar.
No trates de convertirte en un hombre exitoso, trata de convertirte en un hombre valioso.
El hombre encuentra a Dios detrás de cada puerta que la ciencia logra abrir.
Si todo te da igual, estas haciendo mal las cuentas.
No guardes nunca en la cabeza aquello que te quepa en un bolsillo.
Los intelectuales resuelven los problemas, los genios los evitan.
La lógica te llevará de la A-Z, pero la imaginación te llevará a todas partes.
Esfuérzate por no ser un éxito, sino más bien para ser de valor.
Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber.
Dios es sofisticado, pero no malévolo.
El amor es la fuente de energía, más poderosa de todo el mundo, porque no tiene límites.
No podemos resolver nuestros problemas con la misma forma de pensar que usamos al crearlos.
No necesito saberlo todo, tan solo necesito saber dónde encontrar aquello que me hace falta, cuando lo necesite.
La mayoría de la gente dice que es el intelecto lo que hace a un gran científico. Están equivocados: es el carácter.
Si la abeja desapareciera de la superficie del globo, al hombre sólo le quedarían cuatro años de vida: sin abejas, no hay polinización, ni hierba, ni animales, ni hombres.
Todo el mundo es un genio, pero si juzgas a un pez por su habilidad de escalar un árbol, pasará su vida entera creyendo que es un inútil.
Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de idiotas.
Lo único más peligroso que la ignorancia, es la arrogancia.
Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica, yo sugerí la mejor de todas: La Paz.
Los grandes espíritus siempre han encontrado una violenta oposición de parte de mentes mediocres.
Cuando estás cortejando una chica que te gusta, una hora parece un segundo. Cuando te sientas en una estufa ardiendo, parece una hora. Esto es la relatividad.
La mujer que sigue a la multitud por lo general no llega más allá de la multitud. La mujer que camina por sí sola es probable que se encuentre en lugares en los que nadie ha estado antes.
Pocas personas son capaces de expresar con ecuanimidad opiniones que difieren de los prejuicios de su medio ambiente. La mayoría de las personas son aún incapaces de formar tales opiniones.
Debe evitarse hablar a los jóvenes del éxito como si se tratase del principal objetivo en la vida. La razón más importante para trabajar en la escuela y en la vida es el placer de trabajar, el placer de su resultado y el conocimiento del valor del resultado para la comunidad.
Los ideales que han iluminado mi camino y me han proporcionado una y otra vez nuevo valor para afrontar la vida alegremente, han sido la belleza, la bondad y la verdad. Sin el sentimiento de comunión con hombres de mentalidad similar, sin ocuparme del mundo objetivo, sin el eterno inalcanzable en las tareas del arte y de la ciencia, la vida me habría parecido vacía. Los objetivos triviales de los esfuerzos humanos (posesiones, éxito público, lujo) me parecen despreciables.

¿Y tú que opinas de estas frases de Albert Einstein?, déjanos tus comentarios.

Deja un comentario