Frases de La Virgen María

virgen maria

María era judía y fue educada en la lectura de los libros santos y en la obediencia a la ley de Dios. Hizo voto de virginidad.

Nació en Nazaret, Galilea, no se sabe a ciencia cierta el año de nacimiento, pero se estiman entre 15 y 20 años previos al nacimiento de Cristo.

Se desposó con José estando ambos de acuerdo en permanecer vírgenes por amor a Dios. Un ángel del Señor se le apareció y le comunicó que el Espíritu Santo descendería sobre ella, y que de ella nacería el Hijo de Dios.

La Virgen María estuvo presente en la Encarnación, nacimiento, primer milagro, Pasión y Muerte de Jesucristo, recibió con los apóstoles al Espíritu Santo en Pentecostés, y hoy sigue participando de la historia de la salvación llevando a todos los fieles a su Hijo.

Increíblemente, a pesar de la importancia de la Virgen María, conocemos muy poco de sus palabras. En los evangelios es descrita como una persona muy callada, “La persona prudente es de pocas palabras”.

Pasemos a describir sus frases e intervenciones en la biblia:

La Anunciación (Lc. 1, 26-38)

Las primeras palabras conocidas de la Virgen se mencionan en el Evangelio de San Lucas. Estas son tomadas de aquel momento cuando el Ángel Gabriel visita a María y le manifiesta que concebirá a Jesús. Ella pregunta:

¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?

Posterior a la explicación del Ángel Gabriel, María expresó:

He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra

La visita a su prima Santa Isabel (Lc 1, 39-56)

María, movida por la caridad, se pone al servicio de su anciana prima Isabel. En ese encuentro familiar, Isabel la felicita, mientras que la Virgen alaba a Dios y proclama una de las oraciones más excelsas del cristianismo inspirada en el Antiguo Testamento: el Magníficat.

Proclama mi alma la grandeza del Señor; se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava…

El Niño Jesús perdido y hallado en el templo (Lc. 2, 41 – 52)

Cuando Jesús tenía doce años se quedó en Jerusalén y sus padres, al no encontrarlo en la caravana, regresan a buscarlo. Después de tres días lo hallaron en el templo dialogando con los doctores de la ley. En esta ocasión María le dice:

Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando

Jesús contestó que debía atender los asuntos de su Padre, sin embargo, la Virgen y San José no entendieron su respuesta.

Bodas de Caná (Jn. 2, 1 – 11)

María, como toda buena madre, vivió preocupada porque no faltaran las cosas de la casa. Así sucedió también durante una boda realizada en Caná, en que alertó a su Hijo que los novios:

No tienen vino

Con la confianza de saber que Jesús ayudaría, adelantó la “hora” del Señor y dio un mensaje a los sirvientes, que en realidad, es para todos los creyentes:

Hagan lo que Él les diga

Lamentablemente no existen más palabras oficiales de la Virgen María, pero si existen muchas frases dedicadas a ella, te dejamos una recopilación.

Frases de Santos dedicadas a la Virgen María

¿Qué palabras o frases dedicaron algunos Santos a María?

Danos tus ojos, María, para descifrar el misterio que se oculta tras la fragilidad de los miembros del Hijo. Enséñanos a reconocer su rostro en los niños de toda raza y cultura.

San Juan Pablo II

A ti, Virgen inmaculada, predestinada por Dios sobre toda otra criatura como abogada de gracia y modelo de santidad para su pueblo, guía tú a sus hijos en la peregrinación de la fe, haciéndolos cada vez más obedientes y fieles a la palabra de Dios

San Juan Pablo II

Y, si alguna vez no sabes cómo hablarle, ni qué decir, o no te atreves a buscar a Jesús dentro de ti, acude a María, “tota pulchra” -toda pura, maravillosa-, para confiarle: Señora, Madre nuestra, el Señor ha querido que fueras tú, con tus manos, quien cuidara a Dios: ¡enséñame -enséñanos a todos- a tratar a tu Hijo!

San Josemaría

La devoción y el amor a María Santísima es una gran protección y un arma poderosa contra las asechanzas del demonio.

San Juan Bosco

Al considerar el inefable amor con que la Virgen Madre esperó al Hijo, se sentirán animados a tomarla como modelo y a prepararse, vigilantes en la oración y jubilosos en la alabanza, para salir al encuentro del Salvador que viene.

San Pablo VI

María, eres la Madre del Universo. ¿Quién no se anima al verte tan tierna, tan compasiva, a descubrir sus íntimos tormentos? Si es pecador, tus caricias lo enternecen. Si es tu fiel devoto, tu presencia solamente enciende la llama viva del amor divino.

Santa Teresa de los Andes

Con la práctica fiel de las virtudes más humildes y sencillas, has hecho Madre mía, visible a todos el camino recto del Cielo.

Santa Teresa de Lisieux

Deja un comentario