Frases de Monseñor Leonidas Proaño

Leonidas Proaño

Fue un humilde y valiente hombre nacido en 1910 en Ecuador, se ordenó como sacerdote y es uno de los principales referentes de la “teología de la liberación”, luchando por los más necesitados. Se internó en las comunidades indígenas y luchó por sus derechos promoviendo la campaña de 500 años de resistencia india.

Creó dentro de la diócesis “la juventud obrera cristiana” y fue conocido como el “obispo de los indios”, luchando hasta el final de sus días por los derechos de estos.

Te dejamos una selección de las mejores frases de monseñor Leonidas Proaño, para que conozcas a través de sus palabras su noble manera de pensar.

La paz se hace compartiendo.
Compartir los peligros en la lucha por vivir en justicia y libertad.
Soy como la piedra de un puente que no verá el final, pero me siento entusiasmado cuando comprendo que en esta piedra que soy, se apoyará otro y así, unidos unos con otros, el puente será un día acabado…
Busco en todas partes luchadores de la paz y de la vida. Debemos actuar antes de que sea demasiado tarde, antes que la ambición y codicia de unos pocos conviertan a nuestro planeta en una luna muerta, en un cementerio del espacio.
Tenemos los cristianos la capacidad de transformar este mundo de odios y de muerte en un mundo de amor, en un mundo de entrega de los unos hacia los otros; esa es la capacidad enorme que podemos conquistar si somos consecuentes con nuestra fe.
Sentir como propio el sufrimiento del hermano de aquí y del de allá, hacer propias las angustias de los pobres…
…no he querido nunca ser traidor a los pobres, pues nací en un hogar pobre y aprendí en ese mismo hogar a amar a los pobres…, ahora digo que también la amistad de los pobres es un don y que también este don viene acompañado de un mensaje.
Hijo, si como yo fecundo quieres ser en la vida, sé como yo, tierra y nada más que tierra, sin vanas pretensiones, sin quejas, sin envidias.

Deja un comentario